¿Cómo actuar con nuestro gato cuando llega un bebé?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Cómo actuar con nuestro gato cuando llega un bebé?

Mensaje  Diana el Vie Jun 12, 2009 10:43 am

La llegada de un bebé supone cambios importantes para toda la familia...y también para el gato. Si tenemos en cuenta unos sencillos consejos conseguiremos preservar el bienestar de nuestro querido felino sin descuidar la seguridad del niño.

Cuando un bebé llega a la familia los padres se alegran pero el gatito sufre y no se imaginan cuánto. Pequeñas atenciones ayudan a que no se sienta solo ni triste.

En muchos hogares, antes de la llegada de los hijos, quienes acompañan a la pareja son las mascotas. En el caso de los gatos suelen ser los más consentidos, y con razón. Mientras no haya otro ser que acapare la atención en casa, mamá y papá serán sólo para él o ella. Sin embargo, cuando la pareja se apresta a recibir a su primer hijo, es bueno pensar en preparar al felino para la llegada de este ser. Se trata de un evento de suma importancia, que acarreará algunos cambios en el comportamiento de los adultos con respecto a la mascota. Las atenciones prioritarias se centrarán en el bebé y el gato puede sentir que ya no le toman en cuenta. El animal percibe que las atenciones, cariños, mimos y palabras no se dirigen hacia él y ello lo puede desanimar. O quizás llevar a un comportamiento inusual, como arañar objetos de la casa, hacer sus necesidades fuera del arenero, subirse a la cama del bebecito. Un intruso. Así puede ser como perciba el felino al recién llegado; alguien que ha venido a quitarle el amor y el afecto de la familia. De acuerdo con los especialistas, las primeras manifestaciones de nerviosismo gatuno se aprecian durante el embarazo, cuando la pareja muestra su preocupación, no por la mascota sino por el bebé que va a nacer. El gato tiene capacidad para percibir los cambios hormonales que provienen del cuerpo de la mujer embarazada. Por ello, se siente afligido, nervioso y se desestabiliza. En esos momentos requiere de una caricia, un refuerzo positivo por parte de sus dueños; de lo contrario, la convivencia comenzará a tornarse problemática. Mano amiga No se requiere de un gran esfuerzo para que el dueño haga entender a la mascota que sí le importa, que su cariño hacia él no ha disminuido y que lo sigue queriendo. Una caricia, acompañada de las palabras a las que está acostumbrado, será como un bálsamo para el minino y le ayudará a percibir que el bebé no será amenaza alguna para él. Basta con unos cuantos minutos al día para reforzar la relación con el animal. Una recomendación muy útil es permitir que el gato entre en contacto con los muebles y demás objetos nuevos que se adquieran para el cuarto del bebé. Permítale olerlos, dar una vuelta por la habitación para que se familiarice con el espacio y llegue a considerarlo parte de su hábitat. Por supuesto, habrá restricciones en cuanto a sus entradas al cuarto del recién nacido por medidas de seguridad pero ya no le será extraño. Algo muy común, cuando el gato asume una actitud positiva, es que comience a restregarse por los muebles. De esta manera demuestra su actitud amistosa. En ese momento, no le grite ni lo aleje bruscamente de la habitación ya que sólo revertirá el efecto positivo y le hará sentir excluido sin causa aparente. Más bien acarícielo, desvíe su atención dándole alguno de sus juguetes y háblele apaciblemente. La recomendación de los especialistas es dejarle participar, permitiéndole oler y explorar todo lo que desee.

En familia

Los primeros días de vida del bebé ayude en lo posible al minino a acostumbrarse a su olor. Deje que huela los muebles, la ropa que el bebé se quita. Una vez en casa, no aleje al bebé. No encierre al minino en una habitación por miedo a que reaccione negativamente con el recién nacido. Esto podría dar pie a una crisis de celos. Permita que el gato, bajo su supervisión, se acerque al niño. Mientras lo observa con curiosidad, acarícielo para que se sienta querido. No lo obligue a salir si se esconde, él saldrá cuando sienta que no hay peligro alguno en el ambiente. Puede premiarlo o reforzarlo positivamente con una galletica. Así, asociará la presencia del niño con un hecho agradable. Cuando el animal corre a esconderse apenas ve al niño, tiene que dejarlo. Quizás la criatura lo asusta o su llanto lo pone nervioso.

No abandonarle

Cuando un bebé llega a casa, lo más común es que la nueva situación no signifique cambio alguno en la manera de relacionarnos con nuestra mascota. Sin embargo, el error más frecuente que se suele cometer sin darse cuenta es dejar de lado al gato, y negarle cosas que anteriormente se le permitían, como subirse a la mesa, acurrucarse en nuestro regazo, dormir en nuestra cama... y prohibirle absolutamente todo. De repente, el animal deja de sentirse el centro de nuestra atención y su conducta puede sufrir alteraciones de comportamiento, desde hacer sus necesidades fuera de la caja hasta, en los casos más graves, mostrar comportamientos agresivos incluso con nosotros mismos. Abstengámonos, pues, de cometer este error.

Por otra parte, los cambios que haya que introducir en la vida del gato (cambiar su cama o su caja de lugar, por ejemplo) habrá que hacerlos cuanto antes, y por supuesto mejor antes de la llegada del niño.

En cualquier caso, si es cierto que debemos observar unas medidas especiales, todas ellas relacionadas con la higiene, y dictadas sobre todo por el sentido comun: no permitir que el gato lama las manitas o los juguetes del bebe, pues estos suelen llevarse todo a la boca, y por supuesto es indispensable que tengamos a nuestro gato regularmente desparasitado interna y exteriormente.

Mención aparte hay que hacer de las parejas que, al saber que esperan descendencia, deciden abandonar a su gato influenciados por los comentarios de la gente o por presuntos riesgos de enfermedades como la toxoplasmosis. Esta actitud execrable, como todas las que conlleva el abandono de animales, viene dada por una ignorancia tan absoluta como la falta de sentimientos que demuestran. De hecho, es más facil contraer la toxoplasmosis por la ingestión de carne poco cocinada que por la tenencia de un gato. Simplemente, por precaución, la mujer embarazada debería abstenerse de cambiar la arena del gato durante esos meses, y observar unas medidas de higiene más estrictas de lo habitual. Aun así, una forma segura, facil y barata de salir de dudas es practicar un análisis de sangre, tanto al gato como a nosotros, y pedir siempre el consejo del profesional. En cualquier caso, la decisión de tener un gato en casa fue nuestra. ¡No vale ahora abandonarle!

La supervisión, algo necesario:

Los gatos pueden sentir celos ante la llegada de un bebé .Asegura al gato que lo sigues amando prestándole gran cantidad de atención. Con la exitación de la llegada del bebé, a menudo relegamos al gato, y esto por lo general contribuirá a alimentar su resentimiento. Hay un mito acerca de que los gatos matan a los bebés. La superstición es que ellos "se roban" el aliento del bebé. Otras explicaciones es que ellos se recuestan sobre los bebés y los sofocan. Los gatos pueden gustar de la tibieza del bebé, y acostarse junto a él, mas no por lo general sobre él. Y en todo caso, se quitarían en cuanto el bebé comenzara a mover sus brazos y piernas. La mayoría de los gatos son dignos de confianza alrededor de los bebés, luego de superar su etapa de celos, especialmente si se le ha acostumbrado a no utilizar a la gente como juguetes. Sin embargo, nunca debes dejar un bebé sin supervisión alrededor de ningún animal.

Niños y mascotas, una combinación natural:

Los niños y las mascotas: cómo hacer para conservar la paz cuando se incorporan a la familia

Los niños y las mascotas forman una combinación natural. La mayoría de las personas guardan tiernos recuerdos de su niñez con una mascota. Pero de igual manera que los niños y las mascotas pueden brindarse un compañerismo mutuo, también pueden sentirse amenazados por la incorporación de un nuevo miembro de la familia.

Por lo tanto, antes de que el recién llegado (ya sea un bebé o una mascota) aparezca, es mejor preparar a la familia explicándole qué cosas cambiarán y qué no (su amor), estableciendo reglas y límites, y controlando la interacción.

Llevar a casa un bebé o una mascota

Los bebés generan nuevas percepciones, sonidos y olores, y acaparan gran parte de la atención de todo el mundo. Todas estas cosas hacen que su perro o gato se sientan amenazados.

Sin embargo, si lo planifica, puede hacer que la llegada de un nuevo bebé sea mucho menos estresante para usted y su mascota.

Comience por introducir olores, como una loción o talco para bebé antes de la llegada de éste. Puede ponerse estos productos usted mismo o ponerlos en una muñeca pequeña.

Una vez que el cuarto del bebé esté preparado, permítale a su mascota inspeccionarlo delicadamente. Coloque una reja para bebés y comience a utilizarla o cierre la puerta cuando no esté cerca para que su mascota no tenga libre acceso a esta habitación. Esto ayuda a establecer los límites antes de la llegada del bebé.

Una vez que el bebé haya nacido, pídale a su cónyuge o a un familiar que haga oler a su mascota una prenda o manta del bebé.

Haga que la llegada al hogar sea un evento tranquilo. Dar una fiesta o invitar a una gran cantidad de personas de inmediato únicamente harán que su mascota se ponga más nerviosa y excitable.

Pídale al papá o a un familiar que lleve al bebé para que la mamá pueda saludar a la mascota. Únicamente después que su mascota se haya tranquilizado, deberá intentar presentarle al recién llegado.

Haga que el primer encuentro sea breve y esté supervisado. Tal vez algún familiar puede ayudar a sujetar a la mascota mientras que la mamá tiene al bebé. Sujetar a la mascota brinda un medio de atención positiva y seguridad.

Es una buena idea pasar un tiempo prestando atención a su mascota una vez que el bebé se ha dormido. Cuando el bebé se despierta y comienza a llorar, tranquilice a su mascota ayudando a aliviar cualquier agitación causada por el nuevo sonido.

No importa si la relación parece progresar bien, nunca deje al bebé y a la mascota juntos sin supervisión.

La llegada a casa de una nueva mascota es similar a la de un bebé.

Destine un lugar tranquilo y apartado para su nueva mascota y establezca los límites para la interacción. Al igual que no debe permitir a su mascota tener libre acceso al cuarto del bebé, su hijo tampoco deberá tener libre acceso a la "casa" de la nueva mascota.

Las interacciones deberán ser limitadas y supervisadas, en especial durante los primeros meses.

Una vez que el niño y la mascota se sientan cómodos uno con el otro, invente juegos para que ambos participen, por ejemplo, agarrar o colgar un trozo de cinta para un gato.

(Hay más información pero es para cuando los bebés sean más mayores)

Fuente:http://www.telepolis.com/cgi-bin/web/DISTRITODOCVIEW?url=/1469/doc/convivir/gatosybebesconsejos.htm

_________________
Es... Mayavillosa!!
10 de julio de 2009
3.200 kg. 49 cm
11:58h.
avatar
Diana

Cantidad de envíos : 1142
Reputación : 94
Fecha de inscripción : 17/05/2009
Edad : 37
Localización : La Floresta, St. Cugat

http://diasdelimon.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Gracias!!

Mensaje  Alicia el Vie Jun 12, 2009 1:25 pm

La verdad es que me ha ayudado bastante

Alicia

Cantidad de envíos : 112
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 02/06/2009
Edad : 39
Localización : Zaragoza

Volver arriba Ir abajo

Me alegro!

Mensaje  Diana el Vie Jun 12, 2009 5:09 pm

Very Happy

_________________
Es... Mayavillosa!!
10 de julio de 2009
3.200 kg. 49 cm
11:58h.
avatar
Diana

Cantidad de envíos : 1142
Reputación : 94
Fecha de inscripción : 17/05/2009
Edad : 37
Localización : La Floresta, St. Cugat

http://diasdelimon.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Cómo actuar con nuestro gato cuando llega un bebé?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.